Publicado el

Mantecados caseros con Aceite de Oliva

Cada año, la navidad está presente en nuestras vidas con mayor antelación. Y los primeros indicios de que llegan fechas tan señaladas, son los mantecados que podemos encontrar en comercios. Esta receta de mantecados caseros con aceite de oliva, es fácil de preparar y con un sabor muy especial.

Ingredientes:

250g de harina
125g de azúcar glas
100ml de Aceite de Oliva Virgen Extra Sierra de Cazorla con D.O.
La ralladura de 1 limón
50ml de anís dulce
1 cucharadita rasa de canela molida
Semillas de sésamo (ajonjolí) tostado
Azúcar glas extra para espolvorear los mantecados

1)
Se tuesta la harina en una sartén a fuego lento con cuidado de que no se queme, hasta que tome color.

2)
Esperamos a que se enfríe la harina para trabajar en ella

3)
En un bol añadimos el resto de ingredientes y los mezclamos

4)
Se echa la harina en el bol y mezclamos la masa hasta que se forme una bola que no se pegue

5)
Amasamos con el rodillo hasta que tenga 1cm de espesor, y con un cortapastas o la boca de un vaso cortamos en porciones

6)
Colocamos las porciones en una bandeja de horno, espolvoreamos con ajónjoli y el azúcar. Se hornea a 170º durante 30 minutos. Si colocamos la bandeja en la parte central del horno, ayudará a que no se quemen los mantecados y se hagan por dentro.

Cuando se enfríen, podrán degustarse

Publicado el

Alioli Casero

Una salsa típica de la dieta mediterránea, mucho más fácil de elaborar de lo que se piensa inicialmente. Por lo que con unos sencillos pasos conseguiremos un alioli casero muy rico, que encaja prefectamente con platos como carnes o patatas, así como con pescados y verduras. En nuestra receta incluiremos 1 huevo, que ayudará a que emulsione la salsa.

Ingredientes:

-2 ó 3 dientes de ajo
Aceite de Oliva Virgen Extra, Aceite de Oliva Virgen Extra Fuente Peña
-1 huevo
sal
limón

Se pican los dientes de ajo (su cantidad es directamente proporcional al gusto picante que busques), y se echan junto al huevo, un chorrito de aceite de oliva virgen extra (entre 1 y 2 dedos de altura) y una pizca de sal en el vaso en el que batiremos.

La clave:

Para que ocurra la magia, introduce la batidora hasta el fondo del vaso, y comienza a batir sin moverla. Una vez que emulsione, sube y baja la batidora, Aquí es cuando puedes añadir más aceite para que sea más espeso, ya a gusto de cada uno. Y sin olvidar por último añadir el zumo de limón exprimido, lentamente para que no se corte. Cuando adquiera el aspecto de una salsa homogénea, estará lista.