Publicado el

Mantecados caseros con Aceite de Oliva

Cada año, la navidad está presente en nuestras vidas con mayor antelación. Y los primeros indicios de que llegan fechas tan señaladas, son los mantecados que podemos encontrar en comercios. Esta receta de mantecados caseros con aceite de oliva, es fácil de preparar y con un sabor muy especial.

Ingredientes:

250g de harina
125g de azúcar glas
100ml de Aceite de Oliva Virgen Extra Sierra de Cazorla con D.O.
La ralladura de 1 limón
50ml de anís dulce
1 cucharadita rasa de canela molida
Semillas de sésamo (ajonjolí) tostado
Azúcar glas extra para espolvorear los mantecados

1)
Se tuesta la harina en una sartén a fuego lento con cuidado de que no se queme, hasta que tome color.

2)
Esperamos a que se enfríe la harina para trabajar en ella

3)
En un bol añadimos el resto de ingredientes y los mezclamos

4)
Se echa la harina en el bol y mezclamos la masa hasta que se forme una bola que no se pegue

5)
Amasamos con el rodillo hasta que tenga 1cm de espesor, y con un cortapastas o la boca de un vaso cortamos en porciones

6)
Colocamos las porciones en una bandeja de horno, espolvoreamos con ajónjoli y el azúcar. Se hornea a 170º durante 30 minutos. Si colocamos la bandeja en la parte central del horno, ayudará a que no se quemen los mantecados y se hagan por dentro.

Cuando se enfríen, podrán degustarse

Publicado el

Salmorejo Cordobés

En esto de las sopas frías, los andaluces sabemos un rato. Vamos a conocer cómo preparar el típico y sabroso salmorejo tradicional cordobés. 

 

Ingredientes: 

-1kg de tomates maduros 

-150ml de aceite de oliva virgen extra como nuestro AOVE ECO UnOlivo

-200g de pan, con miga 

-1 diente de ajo 

-1 pizca de sal 

-Podemos acompañarlo con 1 o 2 huevos duros y jamón serrano (en taquitos) 

 

1) Vamos a cocer los huevos. Ponemos al fuego una olla o cazo con agua, y echar los huevos antes de que empiece a hervir, así no se resquebrajarán por la diferencia de temperatura. 

Una vez el agua esté hirviendo, empiezan los 10 minutos necesarios para que se cuezan, tras los cuales retiramos la olla del fuego y quitamos el agua. Para enfriarlos rápidamente podemos poner los huevos en agua fría. 

 

2) Lavamos los tomates, y los cortamos en 4 partes con forma de gajo. Los echamos al vaso de la batidora. Batimos durante un par de minutos hasta que sea una mezcla homogénea. 

 

3) Echamos el zumo de tomate a través de un colador a un bol. Y esparcimos el pan troceado en la mezcla. Removemos todo y dejamos reposar 10 minutos. 

 

4) Lavamos el vaso de la batidora, para introducir el contenido del bol. Añadimos el diente de ajo y la sal 

 

5) Batimos durante un par de minutos mientras agregamos el aceite de oliva 

 

6) Pruébalo y añade sal si es necesario, y un poco de agua si es muy espeso. Aunque se recomienda que adquiera esa densidad, deberá aguantar los taquitos que trocearemos de huevo duro y jamón serrano 

 

Recomendamos dejar reposar el salmorejo durante unas horas para que se asienten los sabores

Publicado el

Alioli Casero

Una salsa típica de la dieta mediterránea, mucho más fácil de elaborar de lo que se piensa inicialmente. Por lo que con unos sencillos pasos conseguiremos un alioli casero muy rico, que encaja prefectamente con platos como carnes o patatas, así como con pescados y verduras. En nuestra receta incluiremos 1 huevo, que ayudará a que emulsione la salsa.

Ingredientes:

-2 ó 3 dientes de ajo
Aceite de Oliva Virgen Extra, Aceite de Oliva Virgen Extra Fuente Peña
-1 huevo
sal
limón

Se pican los dientes de ajo (su cantidad es directamente proporcional al gusto picante que busques), y se echan junto al huevo, un chorrito de aceite de oliva virgen extra (entre 1 y 2 dedos de altura) y una pizca de sal en el vaso en el que batiremos.

La clave:

Para que ocurra la magia, introduce la batidora hasta el fondo del vaso, y comienza a batir sin moverla. Una vez que emulsione, sube y baja la batidora, Aquí es cuando puedes añadir más aceite para que sea más espeso, ya a gusto de cada uno. Y sin olvidar por último añadir el zumo de limón exprimido, lentamente para que no se corte. Cuando adquiera el aspecto de una salsa homogénea, estará lista.

Publicado el

Caballa Marinada en Aceite de Oliva

Esta receta tiene un sabor tan original como casero.
Usar un buen Aceite de Oliva Virgen Extra como el que os ofrecemos en Acebuche,
es la base para que triunfe este plato, pues es el aceite el que abrazará la
caballa y el que asumirá y transmitirá a ésta todo el sabor del resto de
ingredientes y el suyo mismo.
Vamos a ello:

Ingredientes:

Aceite Oliva Virgen Extra, ideal Aceite de Oliva Virgen Extra Picual UnOlivo
– 3 caballas
– 2 hojas laurel
– 4 ajos pelados
– Piel de medio limón
– Piel de media naranja
Tomillo, comino, orégano
Pimienta en grano
– 100cc de vinagre
sal

Elaboración:

1. En nuestro punto de confianza de venta de pescado, nos dejarán las caballas limpias,
sin cabeza ni entrañas. Una vez en casa, las podemos poner bajo el grifo y darle un lavado,
esto eliminará los restos amargos que pudieran haber quedado.
Tras esto, ponemos el pescado en una olla, junto el laurel, la sal, pimienta y vinagre.
Vamos a cocerlas para que cojan todo el sabor, así que las cubrimos de agua y comenzamos
su cocción.

2. Una vez listas, vamos a dejar que se enfríen todo el preparado en la olla.
Después le quitamos el agua, que podemos desechar o incluso guardar para un caldito de pescado.
Una vez tenemos las caballas cocinadas y escurridas, vamos a quitarles las espinas y a deslomarlas.
Es ahora cuando en un tarro de cristal, introducimos los lomos con el resto de ingredientes.

¿Fácil, no? Pues leed que aquí viene el truco:
Ahora, vamos a cubrir todo dentro del tarro con Aceite de Oliva Virgen Extra.
Mirad, mirad que color, que olor tiene mientras se vierte en el tarro. No me negaréis que es
pura esencia.

3. El Aceite de Oliva Virgen Extra va a darle un sabor a nuestra caballa muy especial, de hecho
si hiciérais la prueba con un aceite tipo supermercado y con cualquiera de los que os ofrecemos en
Acebuche, podríais notar la diferencia solo con el color del tarrito.

Una vez hecho, vamos a dejar macerar un día al menos, aunque personalmente preferimos dejarlo de dos
a tres días en el frigo, pues es como más sabrosa estará la caballa.

¡A comer!